mercredi 26 novembre 2008



Se estaban como alcanzando desde otra parte, con otra parte de sí mismos, y no era de ellos que se trataba, como si estuvieran pagando o cobrando algo por nosotros, como si fueran los golems de un encuentro imposible entre sus dueños. Y los Campos Flegreos, y lo que Horacio había murmurado sobre el descenso, una insensatez tan absoluta que Manú y todo lo que era Manú y estaba en el nivel de Manú no podía participar de la ceremonia, porque lo que empezaba ahí era como la caricia a la paloma, como la idea de levantarse para hacerle una limonada a un guardián, como doblar una pierna y empujar un tejo de la primera a la segunda casilla, de la segunda a la tercera. De alguna manera habian ingresado en otra cosa, en ese algo donde se podía estar de gris y ser de rosa, donde se podía haber muerto ahogada en un río (y eso ya no lo estaba pensando ella) y asomar en una noche de Buenos Aires para repetir en la rayuela la imagen misma de lo que acaban de alcanzar, la última casilla, el centro del mandala, el Ygdrassil vertiginoso por donde se salía a una playa abierta, a una extensión sin límites, al mundo debajo de los párpados que los ojos vueltos hacia adentro reconocían y acataban.

mardi 11 novembre 2008


Infinitos decires apenas necesarios.



vendredi 7 novembre 2008

Ejercicio

Teniamos que encontrar nuestro propio punto de equilibrio para así poder mantenernos ante el cuerpo del otro, parados.
La palma de mi mano abarcaba el ancho de tu nuca. Mi poca altura, el largo de tu torso. Tu brazo derecho bajó hasta cercar mi cintura y tu otra mano calmaba el vacilar de mis hombros. Apoyaste tu mejilla sobre mi cuello intentando contagiarme tu respiración, llegué a sentir la humedad de tu cuerpo y con mis dedos atravesé el escarpado de tus hombros por completo.
Uno de nosotros debía de levantar una de sus piernas cuando lo sintiese, atravesando con el interior de ésta parte del diametro de la cadera opuesta, haciendo así que el otro tuviese que sostener esta pierna izada con su brazo.
De vuelta esa falta de equilibrio, nunca pude mantenerlo mientras debía de hacerlo, por eso mi mano en tu cuello, pero ahí estabas vos, eriguiendo mi espalda, haciendomé sentir más alta de lo que soy, sosteniendome por completa como si me elevaras desde tu altura, abarcando mis espacios vacios, construyendo mis piernas alrededor de tu cuerpo, y recién cuando me daba cuenta de tu solidez, de la fortaleza de la que me convidabas, de esa convivencia corporal que se volvió nuestro nicho, es ahí cuando recobraba el ritmo adecuado de la respiración y mi centro, mi centro pegado al tuyo, envolviendose hasta la complementación.
Lo raro es que habiendo conseguido el equilibro sobre esa única pierna en el suelo, sentía necesitarte más que antes, esa manía de hacer mías partes de tu cuerpo.

jeudi 30 octobre 2008

Vulva de mí (solo porque estoy en dadá)

Desde un escalofrió naciente de los hombros, se abren las puertas ante la proyección de la imaginación carnal de la hora …
Con la brusquedad con la que se examina en las primeras asperezas, las yemas liman la sequedad de la matriz corporal conmoviendo y dulcificando, estremeciendo hasta llegar a los aguijones de los pies clavados en la cama.
Con el tiempo, el roce y la saturación, el roce del tiempo, la saturación del roce o el roce del tiempo en la saturación de la misma, los talones encuentran su diplomacia en la elevación del ángulo húmido... La cresta eréctil renace haciéndose sentir con sus fuerzas volcánicas, dentro del ciclón de pellejos y velocidades,
[ la puntualidad de una lengua, la respiración entrecortada, la tensión, la velocidad ]
Los labios ya no esconden el vértice lujurioso y entre la lava apura a seguir. La rigidez de esta nueva etapa hace aferrar los músculos a las sabanas buscando acelerar las pulsaciones, reforzando el poder de las piernas izadas para así exaltar la dilatación del húmedo sur.
La cadera atrae y rechaza el aire al sentir la expansión de las aristas lubricadas, el pulso, la congestión absoluta, la sangre divulgada, la propia fricción.
Máxima intensidad, y las caricias ya no parecen sentirse.
Contracción [arriba],
Sedó.
La inspiración de los dedos en la vulva de la noche.

mardi 28 octobre 2008

A la de idéntica nombradía, Bocek.




El q se va se lleva su memoria,
su modo de ser rio, de ser aire,
de ser adios y nunca.

Hasta que un día otro lo para, lo detiene
y lo reduce a voz, a piel, a superficie
ofrecida, entregada, mientras dentro de sí
la oculta soledad aguarda y tiembla.

Rosario Castellanos, Amor.


En la bóveda de la tarde cada pájaro es un punto del recuerdo.
Asombra a veces que el fervor del tiempo vuelva,
sin cuerpo vuelva, ya sin motivo vuelva;
que la belleza, tan breve en su violento amor
nos guarde un eco en el descenso de la noche.

Y así, qué más que estarse con los brazos caídos,
el corazón amontonado y ese sabor de polvo
que fue rosa o camino-
El vuelo excede el ala.
Sin humildad, saber que esto que resta
fue ganado a la sombra por obra de silencio;
que la rama en la mano, que la lágrima oscura
son heredad, el hombre con su historia,
la lámpara que alumbra.

Julio Cortazar, Resumen en Otoño.

Y "Nos veremos otra vez" de Aznar & Lebón.

dimanche 26 octobre 2008

A PRIMERA VISTA

Cuando no tenía nada deseé

Cuando todo era ausencia esperé
Cuando tuve frío temblé
Cuando tuve coraje llamé

Cuando llegó la carta la abrí
Cuando escuché a Salif Keita bailé
Cuando el ojo brilló entendí
Cuando me crecieron alas volé

Cuando me llamó allá fui
Cuando me di cuenta estaba ahí
Cuando te encontré me perdí
En cuanto te vi me enamoré

http://www.youtube.com/watch?v=LkreixS0H-8&feature=related

Juntos, riendo, despeinados.

vendredi 24 octobre 2008

Popurrí de Permutaciones

para que te remanses en tu noche
de ojos cerrados y de labios húmedos
tras esa extrema operación del musgo
en que mi cuerpo cede sus halcones

bajo el misterio cenital que te abre
los muslos de la voz con que murmuras
las enumeraciones de la espuma
donde otra vez la antigua diosa nace

suave canibalismo que devora
su presa que lo danza hacia el abismo,
oh laberinto exacto de sí mismo
donde el pavor de la delicia mora

(agua para la sed del que te viaja
mientras la luz que junto al lecho vela
baja a tus muslos ...)


Juntos, riendo, despeinados.

mercredi 22 octobre 2008

Que me acompañes por el camino de vuelta a casa.

dimanche 5 octobre 2008

Desde el olor a café

Su sonrisa frágil sobre el borde de la taza, un café sobre sus manos, sus ojos como cerezas envueltas en vidrio y sobre la punta de su nariz la evidencia del vapor del café caliente, le encanta saberme desconcertado y sentirse dueña de ella misma, impredecible, espina y tajo en mi rutina, ésa que sólo remonta semanas después que ya se ha ido. Me pide que la reciba como si la hubiera olvidado. Dice poco, exhalar desde sus adentros sería depositar algo en mí, abrir los brazos, desnudarse, dar lugar a la vulnerabilidad o verse condicionada a no poder quebrar mi mundo con sus pisadas de gigante, no podría ni ella misma creerse este nomadismo de migrar al comienzo de cada estación. Le permito usarme de refugio sabiendo que aun aquí no se trata de mí, se quedará unos días, los necesarios para después no necesitar de nadie por un tiempo o sentir que ha viajado. Deambula alrededor de mis cosas como quien se toma vacaciones de las suyas para poder extrañarlas, la descubro observándome aun desde su mirada hacia el suelo (y admito saber por qué no levanta sus ojos, otra vez cerezas envueltas en vidrio). Suele creerse lo suficientemente invencible como para sonreír de más, no hablar de ella y mantenerse distante por miedo a que al sostenerla la crea mía. Le permito este paréntesis en mi vida como inyección de la suya desde esta derrota de no saber describirla sino desde su cuerpo envuelto en olor a café en cama de invierno, desde esta falta de nuevas palabras para su pelo rubio y esa manera graciosa de creerse disimulada con sus pensamientos.


Quiero ser también dueña del cielo, y un pinar, pero es preciso que me enseñes a volar ...




mardi 30 septembre 2008

The Nicest Thing





http://www.youtube.com/watch?v=wYWv_NSBZQI






dimanche 28 septembre 2008

Sèvres-Babylone y la lluvia.

Salía del cine y elegí mojarme, como quien elige la bebida o como si realmente uno pudiera elegir mojarse o no y la lluvia no fuera eso parecido al amor. En las grandes ciudades la garúa parece precipitar a la gente y a sus bocinas sin más posibilidad que izquierda o derecha, mientras, yo me tomaba mi tiempo para caminar exactamente bajo la lluvia y disfrutar del cosquilleo de las gotas que caian transpasando la ropa. Despues de tres cuadras la lluvia fina se hizo diluvio, lento y pesado, extremo, ahuyentador de caminantes en una ciudad de árboles y escondites, de edificios que albergan más historias que pisos. Había un presagio en ese mecer de la lluvia, algo que te anticipaba a vos antes que a todas las cosas que habrian de ocurrir ese día, el blanco y negro del cielo, el rio boca abajo por el asfalto o mi sonrisa. Crucé esa gran avenida y ya descalza decidí sentarme bajo el primer techo de la vereda sólo para observar, el calor se sentía ligero y el agua inmanejablemente dulce, claro que era jueves. No me hizo falta levantar la mirada para reconocerte ahí, bajo ese metro de techo virgen de gotas, rodeado de un halo blanco. Realmente estabas ahí. Sonriendome y mirandome desde abajo me ofreciste un mate privilegiando el goteo de mi ropa. Nunca supe que hacias ahí, supongo que te lo pregunté pero era tal mi asombro que no recuerdo siquiera haberte dejado de mirar en algun momento, qué hacias en esta ciudad, en esa esquina desierta, con toda tu tranquilidad y barba al observar, tus rodillas y tus pies bajo ese techo, tus ojos que se morían por salir. Tenías el libro entre tus manos, yo volvía de ver una de tus películas japonesas, anonadada y encima esas palabras, ésas y la lluvia, todo elegía hacer al color y a la nueva definición de las casualidades y destinos, a ese nombre plural al pensar en vos y en mi. Todavía no lo puedo explicar, el cielo, esa cúpula en la que entré al sentarme al lado tuyo, dentro del libro, tu color de pelo, la ropa mojada, la árboles más verdes, las calles nuestro rio, de repente retomaste tu lectura solo que esta vez ante mí ... Y ella salió de la librería (recién ahora me doy cuenta de que era como una metáfora, ella saliendo nada menos que de una librería) y cambiamos dos palabras y nos fuimos a tomar una copa de pelure d'oignon a un café de Sèvres-Babylone (hablando de metáforas, yo delicada porcelana recién desembarcada, HANDLE WITH CARE, y ella Babilonia, raíz de tiempo, cosa anterior, primeval being, terror y delicia de los comienzos, romanticismo de Atala pero con un tigre auténtico esperando detrás del árbol). Y así Sèvres se fue con Babylone a tomar un vaso de pelure d'oignon, nos mirábamos y yo creo que ya empezábamos a deseamos (pero eso fue más tarde, en la rue Réaumur) y sobrevino un diálogo memorable, absolutamente recubierto de malentendidos, de desajustes que se resolvían en vagos silencios, hasta que las manos empezaron a tallar, era dulce acariciarse las manos mirándose y sonriendo, encendíamos los Gauloises el uno en el pucho del otro, nos frotábamos con los ojos, estábamos tan de acuerdo en todo que era una vergüenza, París danzaba afuera esperándonos, apenas habíamos desembarcado, apenas vivíamos, todo estaba ahí sin nombre y sin historia (sobre todo para Babylone, y el pobre Sèvres hacía un enorme esfuerzo, fascinado por esa manera Babylone de mirar lo gótico sin ponerle etiquetas, de andar por las orillas del río sin ver remontar los drakens normandos). Al despedirnos éramos como dos chicos que se han hecho estrepitosamente amigos en una fiesta de cumpleaños y se siguen mirando mientras los padres los tiran de la mano y los arrastran, y es un dolor dulce y una esperanza, y se sabe que uno se llama Tony y la otra Lulú, y basta para que el corazón sea como una frutilla, y...
Y sí, no se puede elegir el porvenir de la lluvia.

vendredi 26 septembre 2008

Almost scary el hecho de cómo está en el Inconsciente de Pamela.

- Oh, Pola - dijo la Maga-. Yo sé más de ella que Horacio.

- ¿Sin haberla visto nunca. Lucía?

- Pero si la he visto tanto -dijo la Maga impaciente- Horacio la traía metida en el pelo, en el sobretodo, temblaba de ella, se lavaba de ella.

- Etienne y Wong me han hablado de esa mujer- dijo Gregorovius- Los vieron un día en una terraza de café, en Saint-Cloud. Sólo los astros sabe qué podía estar haciendo toda esa gente en Saint-Cloud, pero así sucedió. Horacio la miraba como si fuera un hormiguero, parece. Wong se aprovechó más tarde para edificar una complicada teoría sobre las saturaciones sexuales; según él se podría avanzar en el conocimiento siempre que en un momento dado se lograra un coeficiente tal de amor (son sus palabras, usted perdone la jerga china) que el espíritu cristalizara bruscamente en otro plano, se instalara en una surrealidad. ¿Usted cree, Lucía?

-Supongo que buscamos algo así, pero casi siempre nos estafan o estafamos. París es un gran amor a ciegas, todos estamos perdidamente enamorados pero hay algo verde, una especie de musgo, qué se yo. (...)

- Nada de teorías -dijo inesperadamente Ossip-. Esas dicotomías. Como esos sincretismos... Probablemente Horacio buscaba en Pola algo que usted no le daba, supongo. Para traer las cosas al terreno práctico, digamos.

-Horacio busca siempre un montón de cosas- dijo la Maga-. Se cansa de mí porque no sé pensar, eso es todo. Me imagino que Pola piensa todo el tiempo.

-Pobre amor el que de pensamiento se alimenta - citó Ossip.

- Hay que ser justos- dijo la Maga-. Pola es muy hermosa, lo sé por los ojos con que me miraba Horacio cuando volvía de estar con ella, volvía como un fósforo cuando se lo prende y le crece de golpe todo el pelo, apenas dura un segundo, pero es maravilloso, una especie de chirrido, un olor a fósforo muy fuerte y esa llama enorme que después se estropea. Él volvía así y era porque Pola lo llenaba de hermosura. Yo se lo decía, Ossip, y era justo que se lo dijera. Ya estábamos un poco lejos aunque nos seguíamos queriendo todavía. Esas cosas no suceden de golpe. Pola fue viniendo como el sol en la ventana, yo siempre tengo que pensar en cosas así para saber que estoy diciendo la verdad. Entraba de a poco, quitándome la sombra, y Horacio se iba quemando como en la cubierta del barco, se tostaba, era tan feliz.

(...)

- Horacio hablaba de un nuevo orden, de la posibilidad de encontrar otra vida. Siempre se refería a la muerte cuando hablaba de la vida, era fatal y nos reíamos mucho. Me dijo que se acostaba con Pola y entonces yo comprendí que a él no le parecía necesario que yo me enojara o le hicierauna escena. Ossip, en realidad yo no estaba muy enojada, yo también podría acostarme con usted ahora mismo si me diera la gana. Es muy difícil de explicar, no se trata de traiciones y cosas por el estilo, a Horacio la palabra traición, la palabra engaño lo ponían furioso. Tengo que reconocer que desde que nos conocimos me dijo que él no se consideraba obligado. Yo hice la muñequita porque Pola se había metido en mi pieza, era demasiado, la sabía capaz de robarme la ropa, de ponerse mis medias, usarme el rouge, darle la leche a Rocamadour.

(...)

- Pero usted dijo que no la conocía.

- Estaba en Horacio, estúpido. Estúpido, estúpido Ossip. Pobre Ossip, tan estúpido. En su canadiense, en la piel del cuello, usted ha visto que Horacio tiene una piel en el cuello de la canadiense. Y Pola estaba ahí cuando él entraba, y en su manera de mirar, y cuando Horacio se desnudaba ahí, en ese rincón, y se bañaba parado en esa cubeta, ¿la ve Ossip?, Entonces de su piel iba saliendo Pola, yo la veía como un ectoplasma y me aguantaba las ganas de llorar pensando que en casa de Pola yo no estaría así, nunca Pola me sospecharía en el pelo o en los ojos o en el vello de Horacio. No sé por qué, al fin y al cabo nos hemos querido bien. No sé por qué. Porque no sé pensar y él me desprecia, por esas cosas.

jeudi 25 septembre 2008


Supongo que lo malo de haber desarrollado un sentido en especial es que su percepción no vuelve a ser la misma, tanto como su conformismo y sed y las acciones para saciar a ésta, no es la misma la facilidad con la que se desarrollan-entregan-comparten las sensaciones -y claro que miro con asombro a los que sí lo hacen con soltura, sin aferrarse y sin razones- pero lo bueno y particular es que una vez que sucede este nirvana de sensaciones y laberintos, llega a ser disfrutado como nunca, alcanzando la más alta satisfacción y plenitud, sin mediocridad y arrepentimientos.
Que tu cuerpo sea siempre un amado espacio de revelaciones.


mercredi 24 septembre 2008

" La cobardía es asunto de los hombres, no de los amantes.
Los amores cobardes no llegan a amores,
ni a historias,
se quedan allí.
Ni el recuerdo los puede salvar,
ni el mejor orador conjugar."

vendredi 19 septembre 2008

Otto en los ojos de Ana.



"Es bueno que las vidas tengan varios círculos. Pero la mía, mi vida solo ha dado la vuelta una vez. Y no del todo. Falta la más importante ...He escrito su nombre tantas veces dentro…"
Otto

"Me voy a quedar aquí toda la vida... estoy esperando la casualidad de mi vida, la más grande. Podría contar mi vida uniendo casualidades."
Ana
Los amantes del círculo polar

jeudi 18 septembre 2008

71

Por lo demás hay que ser imbécil, hay que ser poeta, hay que estar en la luna de Valencia para perder mas de cinco minutos con estas nostalgias perfectamente liquidables a corto plazo. Cada reunión de gerentes internacionales, de hombres-de-ciencia, cada nuevo satélite artificial, hormona o reactor atómico aplastan un poco mas estas falaces esperanzas. El reino será de material plástico, es un hecho. Y no que el mundo haya de convertirse en una pesadilla orwelliana o huxleyana; será mucho peor, sera un mundo delicioso, a la medida de sus habitantes, sin ningún mosquito, sin ningún analfabeto, con gallinas de enorme tamaño y probablemente dieciocho patas, exquisitas todas ellas, con cuartos de baño telecomandados, agua de distintos colores según el día de la semana, una delicada atención del servicio nacional de higiene, con televisión en cada cuarto, por ejemplo grandes paisajes tropicales pare los habitantes del Reijavik, vistas de igloos pare los de La Habana, compensaciones sutiles que conformaran todas las rebeldías, etcétera.

Es decir un mundo satisfactorio para gentes razonables.

¿Y quedará en él alguien, uno solo, que no sea razonable?

En algún rincón, un vestigio del reino olvidado. En alguna muerte violenta, el castigo por haberse acordado del reino. En alguna risa, en alguna lagrima, la sobrevivencia del reino. En el fondo no parece que el hombre acabe por matar al hombre. Se le va a escapar, le va a agarrar el timón de la maquina electrónica, del cohete sideral, le va a hacer una zancadilla y después que le echen un galgo. Se puede matar todo menos la nostalgia del reino, la llevamos en el color de los ojos, en cada amor, en todo lo que profundamente atormenta y desata y engaña. Wishful thinking, quizá; pero esa es otra definición posible del bípedo implume.

mercredi 17 septembre 2008

Miercoles sin otra tranquilidad que esta, y esos no sé qué y sí sé qué con sabores a nueces y almendras y primavera.

mardi 16 septembre 2008


(2006)

Old photo of an old street kept in my old stuff of the old me.

vendredi 12 septembre 2008

Un principio
Se acercan las dos piezas hasta amoldarse en una, hasta sentir que los espacios de su cintura son saciados por el volumen de sus brazos. Entonces en la sombra una sola persona. Manía la de los cuellos de estacionarse en la curva de aquellos hombros hasta depositar todo el peso corporal. Comienza así el espiral de giros y arrollamientos, de pellejos cubriéndose, de la complementación en esas dulces ausencias femeninas. Se suceden hasta adolecer y degustar otra vez esa rabia de espina dorsal. Manía la de migrar al cuerpo del otro, y la de abrazar.
Un después
Llega la espuma con sus huellas de arena, abriga las manos enfriadas por la camino, revive los susurros de esa sed de noche.
Las sombras y los ruidos, las ausencias y los pasos, la piel erosionada que pide ocultarse en el propio cuerpo, exigiendo la libertad que el tiempo requiere para que éste pueda ser realmente llamado como tal, y así poder llenarse de secretos, gritos, simulacros y golpes, de uno mismo, de más huellas de acordes que suenan de noche, de amaneceres, de desvelos, de más caminos hasta exiliarse de tendones y curvas y precipitaciones.
Igual yo nunca te dejaría sentir mi soledad.
Un él y un mientras ella

La punta de su pecho casi intocable, las entradas de su cuello derivan al camino que baja hacia esa oscuridad húmeda, mientras se baña observa su perfil reflejado en la pared blanca, siempre nos gustó hacerlo. El agua invencible y sinvergüenza, casi imprevisible alrededor de toda su sombra, la vulgaridad de su risa muestra que ha encontrado lugares meramente iluminados por esa luz existencial de la ventana. El recorrido de sus manos por su cintura hasta la barranca de su espalda… Las gotas parecen aludir a ese vicio también –y tan bien- compartido por mí de recorrerla por completo. Apaga la ducha como una canción que alarga su final, el espejo un poco más alto que yo, su cuerpo situado al frente, ante esa luz exterminadora de todas sus mieles, las sombras como omisiones del mundo pero regalos para mis dientes. Me limito a observar sin sorpresa la secuencia de los cristales en caída libre por su cadera, admiro cómo se absorbe en la sábana, cómo se envuelve en ella hasta hacerla parte de su cuerpo, formando así los más deleitosos pliegues por desgajar.
Envolvería sus talones con mis pies hasta subirla hacia mí sólo para que me recuerde su gusto, su piel evangelizada por el agua, esa intersección trascendental de todas las curvas resucitadas por cada uno de mis dedos, y su olor que resuena en esta imaginación de blancos y negros de jabones y gotas.

mercredi 10 septembre 2008

mardi 9 septembre 2008

Puedo ser obediente y quedarme mirandote, me gusta saberte del otro lado de la mesa (saberte, saberte). Fijate, que como toda vista que posee al mirar -incluso poseo esta distancia que nos separa- esta mirada es también poseida por el otro, por mi objeto de contemplación, vos, entre las sillas, tu entreceja seria y fija. La reciprocidad de ver y ser vista, reciprocidad divina la de la posesión, y la de la generosidad también. Puedo, igual, seguir actuando el papel de quien es subyugada ante la mirada, mostrandome obediente, el mismo deseo supone una atadura asfixiante -porque sólo a veces, en excepciones de miradas como éstas puedo serlo, quizás, sólo si yo quiero- pero puedo levantarme, invitarte, sin decirte nada, a que me sigas y seguir la obediencia ...

(narrativa oral, sábado, madrugada)

dimanche 7 septembre 2008

personas-baldes-memos

Entonces cada día es una palabara (y comienzo con entonces porque ya me estaba hablando a mi misma desde antes) día-palabra-bolsillo que alberga a no dar más hasta explotar en hijitos de significados, días como personas, días recipientes de experiencias, y personas baldes que aglomeramos millas de significados en diferentes dimensiones y sensaciones bien-adesniveladas y tiempos que se convierten en cofres cerrados que viajan en la cinta de embalaje para "atras". Personas baldes, y diria "memos": al ser recipientes, estos baldes acumulan, guardan, llevan consigo esos objetos-cofres, y más de una vez suele suceder que al encontrarnos con las personas en la calle es como si fueran transparente y nos mostraran todo lo que hemos depositado ahí, en ese gran recipiente que somos las personas, cosas que quizás no exclusivamente habiamos elegido depositar, pero es en ése momento en el que se produce un efecto parecido al reflejo de mirarnos al espejo. Entonces ahora personas-baldes-memos que recuerdan hasta avergonzarnos, esos cofres que supuestamente estan en un lugar localizado detras de esa línea delgada que no sabemos qué es pero ésto está "atras". Algo que usualmente la gente desconoce es que una de las características de los cofres es su peso -y hasta le sumaría la trilogía de densidad, masa y fuerza-, el proceso de encasillamiento, la definición y limitación de una situación-momento en el lugar tiempo ya significa un esfuerzo particular al que si se le suma el proceso de archivaje puede ser bastante pesado ... pero a quien engaño, como si realmente pudieramos sacarnos esos cofres de encima o como si no los lleváramos con nosotros (cuerpos de cofres ambulantes pero entonces no-cofres), como si realmente nos molestara el hecho exacto de que los baldes sean transparentes y que los cofres esten ahi-del-otro-lado, como si realmente estuvieran "detras" y no debajo de nuestros pies, como si no se abrieran despues de meses -miranos ahora en esta madrugada- no, no molesta el hecho de que existan objetos "cofres", y esten "detrás" justamente, quizás molesta más que aún ya estando detras nuestro y/o siendo cofres no se puedan repartir entre los dos baldes por igual.
Concupiscencia, subterfugios, medular, expurgación, silencio, jueves, aprehensión, entonces cada día es una palabra ...

mercredi 3 septembre 2008

Día Alejandra


No es casual un encuentro con Alejandra, tampoco es gratis su aparición ni coincidente ni alomorfo el acto ni se sale indemne de éste, por eso hace algunos minutos de la madrugada mientras estaba en la cama entre algunos libros y un separador de madera rosa con forma de mujer -y como siempre la noche, maldita Alejandra- designé a este día como mi día (de) Alejandra, supe que una denominación de este tipo vendría desde que me la encontré en la tapa de una revista en una librería durante la mañana y me la llevé entre De Beauvoir, Yourcenar y Sartre, y no me sentí consumista pero sí enamorada; lo consideré uno de los mejores antojos, y repito; no me fue gratis ni pienso que fue casualidad, algo hay entre todo ese misticismo de identificación con el estado que emana (estaba intolerante y adentro mio) que marca ciertos indicios de-algo, pero ése no es mí tema, claro. La leí por la tarde, parafraseada entre críticos que le dedicaban quince hojas, y la releí de noche, en verso y prosa y he aquí el acto subversivo de hacerla presente con sus propias palabras. Mi día Alejandra, y no sin razón "La última inocencia" y su "cuidado con las palabras"; es preciso conocer este lugar de metamorfosis para comprender por qué me duelo de una manera tan complicada.

En contra

Yo intento evocar la lluvia o el llanto. Obstáculo de las cosas que no quieren irse camino de la desesperación ingenua. Esta noche quiero ser de agua, que tu seas de agua, que las cosas se deslicen a la manera del humo, imitándolo, dando señales últimas, grises, frías. Palabras en mi garganta. Sellos intragables. Las palabras no son bebidas por el viento, es una mentira aquello de que las palabras son polvo, ojalá lo fuesen, así yo no haria ahora plegarias de loca inminente que sueña con súbitas desapariciones, migraciones, invisibilidades. El sabor de las palabras, ese sabor a semen viejo, a vientre viejo, a hueso que despista, a animal mojado por un agua negra (el amor me obliga a las muecas más atroces ante el espejo). Yo no sufro, yo no digo sino mi asco por el lenguaje de la ternura, esos hilos morados, esa sangre aguada. Las cosas no ocultan nada, las cosas son cosas, y si alguien se acerca ahora, y me dice al pan pan y al vino vino me pondré a aullar y a darme de cabeza contra la pared infame y sorda de este mundo. Mundo tangible, máquinas emputecidas, mundo usufructuable. Y los perros ofendiéndome con sus pelos ofrecidos, lamiendo lentamente y dejando su saliva en los árboles que me enloquecen.

(1961, Paris)

Palabras

Se espera que la lluvia pase. Se espera que los vientos lleguen. Se dice. Por amor al silencio se dicen miserables palabras. Un decir forzoso, forzado, un decir sin salida posible, por amor al silencio, por amor al lenguaje de los cuerpos. Yo hablaba. En mí el lenguaje es siempre un pretexto para el silencio. Es mi manera de expresar mi fatiga inexpresable.
Deberia invertirse este orden maligno. Por primera vez emplear palabras para seducir a quien se quisiera gracias a la mediación del silencio más puro. Siempre he sido yo la silenciosa. Las palabras intercesoras, las he oído tanto, ahora las repito. ¿Quién elogió a los amantes en detrimento de los amados? Mi orientación más profunda: la orilla del silencio. Palabras intercesoras, señuelos de vocales. Ésta es ahora mi vida: mesurarme, temblar ante cada voz, temblar las palabras apelando a todo lo que de nefasto y de maldito he oido y leído en materia de formas de seducción.
El hecho es que yo contaba, yo analizaba, yo relacionaba ejemplos proporcionados por los amigos comunes y la literatura. Le demostraba que la razón estaba de mi parte, la razón de amor. Le prometía que amándome iba a serle accesible un lugar de justicia perfecta. Esto le decía yo sin estar enamorada, habiendo solo en mí la voluntad de ser amada por él y no por otro. Es tan dificil hablar de esto. Cuando vi su rostro por primera vez, deseé que fuera de amor al volverse hacia mi rostro. Quie sus ojos despeñándose en los míos. De esto quiero hablar. De un amor imposible porque no hay amor. Historia de amor sin amor. Me apresuro. Hay amor. Hay amor de la misma manera en que recién sali a la noche y dije: hay viento. No es una historia sin amor. Más bien habría que hablar de los sustitutos.
Hay gestos que me dan en el sexo. Así: temor y temblor en el sexo. Ver su rostro demorándose una fracción de segundo, su rostro se detuvo en un tiempo incontable, su rostro, un detenerse tan decisivo, como quien mueve la voz y dice no. Aquel poema de Dylan Thomas sobre la mano que firma en el papel. Un rostro que dure lo que una mano escribiendo un nombre en una hoja de papel. Me dio en el sexo. Levitación; me izan; vuelo. Un no todo se desencadena. He de contar en orden este desorden. Contar desordenadamente este extraño orden de cosas. A medida que no vaya sucediendo.
Hablo de un poema que se acerca. Se va acercando mientras a mí me tienen lejos. Sin descanso la fatiga; infatigablemente la fatiga a medida que la noche -no el poema- se acerca y yo estoy a su lado y nada, nada sucede a medida que la noche se acerca y pasa y nada, nada sucede. Sólo una voz lejanísima, una creencia mágica, una absurda, antigua espera de cosas mejores.
Recién le dije no. Escándalo. Transgresión. Dije no, cuando desde hace meses agonizo de espera y cuando inicio el gesto, cuando lo iniciaba ... Trémulo temblor, hacerme mal, herirme, sed de desmesura (pensar alguna vez en la importancia de la silaba no)
(1964)

Cielo

(...)

los dos tu + cielo = mis galopantes sensaciones
biformes bicoloreas bitremendas bilejanas
lejanas lejanas
lejos

sí amor estas lejos como el mosquito
sí! ese que persigue a una mosquita junto
al farol amarillosucio que vigila bajo el
cielo negrolimpio en esta noche angustiosa
llena de dualismos
Mi caida sin fin a mi caida sin fin en donde nadie me aguardó pues al mirar quien me aguardaba no vi otra cosa que a mí misma.

lundi 1 septembre 2008

Des...


Propuesto a desmenuzar sus partes, deja caer el pie de ella sobre su falda, desmigaja y saborea, de a poco, desde el ápice de su lengua los dedos, despacio, mesuradamente, intentando llegar tarde sin saber que el comienzo no es necesariamente el principio, atento a las cosquillas que gradualmente suben por su estómago hasta el cuello, degusta los bordes, deteniendose en los pliegues, sólo de a poco, ocupandose de recorrer los surcos que hacen a la cima de sus tobillos, con la puntualidad necesaria para cada arista del cuerpo, para luego volver a la yema del dedo mayor y recomenzar el recorrido desmenuzando sus partes de a poco, despacio, mesuradamente desmigajando los dedos, de forma lenta saboreando, esta vez llegando a tiempo a esas cosquillas de privilegio de ser desayunada desde los talones.

samedi 23 août 2008

Un ramo de jazmines, los pies en la arena, la palabra amor, el sabor del vino, el arrobamiento musical, el viento del mar, sumergirse en una bañadera de agua caliente, los colores del atardecer, un perfume distintivo, el sabor de la piel, disfrutar de uno mismo, ser un bollo de sábanas, el capítulo 93 y Nocturno, el olor a noche, una zamba, los amigos, el color violeta, el llamado destino, llorar de felicidad, besos en la comisura de los labios, confesar en susurros sentimientos, los pies desnudos, los consejos justos en el momento adecuado, comer rabas, el deseado silencio, el gusto de una manzana verde, caminar escribiendo, el tacto, el color del jacarandá, las mañanas en la ciudad, el cuerpo a contraluz, las pipas saladas, las palabras y todo lo que significan, ser feliz, la desautomatización en ciertos accionares, la comida china, la piel en el agua, las intuiciones, el recorrer de los labios, los cronopio, viajar de noche, sentirse acompañado, la sonrisa de un niño, los abrazos fuertes y calidos, el sabor del chocolate shot, las miradas fijas, el olor a pasto mojado en verano, tardes entre mates y charlas, sentirse, el licuado de durazno, el contacto a través de las manos en todas sus formas, la nuca, los antojos, la complicidad del codo a codo, el pelo mojado, acariciar algo que duerme, el pure de papa, el blanco y negro, volver al hogar, el desgaje de la ropa, cerrar los ojos, la risa, el olor a lluvia, lo inexpresable, hoy no tengo pretextos, ni disculpas ...

mardi 19 août 2008

Pero el amor, nuestra palabra ...




Mi dadora de infinito, yo sí se tomar (nuestras propias dadoras de infinitos, nos sabemos tomar). Estas dormida sobre mi cama, te advertí sobre esa frazada, tiene la característica de hacer que no queramos salir al mundo exterior, acostumbrandonos a estar tapadas hasta la frente de capas y más capas (quizas porque todavía es pronto para salir, y no es cansancio). Sí, mandalas, laberintos donde la pragmática no nos sirve más que para terminar perdidas y/o siendo socorridas entre abrazos y palabras. Quizás, nosotras mismas seamos nuestros propios puentes y flores japonesas y propios relojes totalmente adestiempo de eso que llaman "mundo" ... tantas veces Maria, tanto Maria en aun menos tiempo. Y nuestra música ... i dont know why but i have a feeling that there's more than this, tal vez juglar, pájaro o jaula o mano asesina, princesa en la torre ...el poder de abarcar mucho en poco cuerpo y la legitimidad de los sentimientos más allá de que si tienen razón o lugar o no razón y sí lugar, pero nosotras. Yeap, the dice was loaded from the start mientras pensamos que es cuestión de jugarnos el tablero, pero supongo que eso hace a la magia, el ver a cuanto le acertamos en esto de astrología sentimentalista. Si nos conoceremos, "aledaño" y un reojo aparece, cualquiera diria que somos amigas. Bicoloreas. Esa mimetización inconsciente que simplemente al oler un poco de distancia vuelve los ojos necesitando un abrazo, y cuando decimos que sí es solo una manera de hablar ...pero de repente basta con que se asome la punta de nuestro ovillo (ese quilombo de cosas que somos) y que él lo tome para que se quede con todo el hilo y nos encontremos desnudas, totalmente vulnerable, asi de vulnerables como evitamos ser, además como si fuera poca cosa permitir que desenrollen nuestro ovillo babilonico de las mil lenguas, y es como, pff, sacar una idea de ahí, un sentimiento del otro estante, atarlos con ayuda de palabras, perras negras, y resulta que queremos, total parcial; queremos, total general; ni te digo. Como me gusta mimarte, y como ritual o cancion o piropo o todas; te quiero más que las vueltas de tu pelo y cualquier tipo de ojos de pájaro, de esos que aun dolientes pueden más. La verdad es que no me asombra que en tan poco tiempo hayan habido tantas palabras y teorías y símbolos, pocos favoritismos y exaltaciones como los nuestros (mientras yo me pierdo en mi valle de los mil surcos). Sabiendo que aún dentro del lenguaje de las palabras hay algo, un concepto, una vivencia, totalmente inexplicable, intangible e imposible de transmitir, admiro la forma en la que nos entendemos, el cómo de las piezas que se amoldan, será que nuestros filtros son parecidos, el meta-lenguaje de forma y contenido a la vez tan autoreferencialista o quizás simplemente creemos que nos entendemos pero aún con eso nos basta.
"Tan triste oyendo al cínico Horacio que quiere un amor pasaporte, amor pasamontañas, amor llave, amor revólver, amor que le dé los mil ojos de Argos, la ubicuidad, el silencio desde donde la música es posible, la raíz desde donde se podría empezar a tejer una lengua. Y es tonto porque todo eso duerme un poco en vos, no habría más que sumergirte en un vaso de agua como una flor japonesa y poco a poco empezarían a brotar los pétalos coloreados ...".

Ahi te levantaste, ahora me estas convidando uno de tus mates, cabe clarar que este también es un asunto medular, m e d u l a r, suave, imprescindible, corporal.
Y se hizo la luz y el silencio y el cuerpo propiamente acobijado en sí mismo en más silencio.

vendredi 15 août 2008

Pertenencias - J. Bignozzi

Como toda persona que se respeta
tengo una ventana para decir buen día
para dejar que se acerquen
las imágenes que aún reconozco
para escuchar
el paso de la gente de los gatos de las hojas
y sentirme desamparada
a través de mi ventana los ruidos son más lejanos.
Una ventana con ruidos de tormenta de tiempo que pasa
mis plabras para conocerme mejor
yo misma explicada hasta el aburrimiento
yo misma que mira a la gente con la que ni nos hemos planteado el amor
los que me escuchan los que me comprenden
los que no existen
yo misma que hablo cada vez más
y sólo interesarme por pocos rostros
tan pocos
que bromeo con todo el mundo
para disimular mis preferencias.

mardi 12 août 2008

Palabras besadas en la piel a modo de certeza y el tiempo que corre, que espero que nos haya dejado atras porque pienso quedarme acostada muchas horas más, (¿por qué no aceptar lo que estaba ocurriendo sin pretender explicarlo, sin sentar las nociones de orden y desorden .....?) Lo más gracioso es encontrarme sumergida en este ovillo de sábanas de más tiempo y la incertidumbre de los puntos suspensivos que no sabemos si van en camino al desvanecimiento o son la puerta a la continuidad de degustarnos en ese recipiente que llaman tiempo, la desorientación de saberme -sin aceptar el poder del sentido que hizo que esté- al lado tuyo; Handle with care. Sí, esta mania de besar en palabras lo que pienso.

jeudi 7 août 2008

Seguramente, dentro de algunos segundos vas a darte cuenta que pasaste a otra sala del museo pero esta vez solo. Al volver a la pieza de las cortinas oscuras vas a encontrarte a una mujer desnuda sentada frente al espejo, sobre el borde de su silla y sus ojos que se asoman sobre el reflejo (ella también te esta mirando). Primero el color de su cuerpo, el arco de su cintura, sus hombros destapados por la ropa, despues vas a notar, más cerca tuyo, la cabeza de una joven y los giros de su pelo sobre su espalda que simula estar cansada, te llama la atención que a diferencia de toda situación que emula ser ficcional, la luz de la sala elija no iluminarla a ella. Por último, te vas a dar cuenta que es mio el cuerpo que esta sobre el asiento frente al cuadro, y que no hice más que comprender qué hacen las personas cuando se sientan frente a una pintura; escribir.

mardi 5 août 2008

Pola Paris


Después a Oliveira no le pareció extraño que Pola se mostrara perversa, que fuese la primera en abrir el camino a las complacencias, que la noche los encontrara como tirados en una playa donde la arena va cediendo lentamente al agua llena de algas. Fue la primera vez que la llamó Pola Paris, por jugar, y que a ella le gustó y lo repitió, y le mordió la boca murmurando Pola París, como si asumiera el nombre y quisiera merecerlo, polo de París, París de Pola, la luz verdosa del neón encendiéndose y apagándose contra la cortina de rafia amarilla, Pola París, Pola París, la ciudad desnuda con el sexo acordado a la palpitación de la cortina, Pola París, Pola París, cada vez más suya, senos sin sorpresa, la curva del vientre exactamente recorrida por la caricia, sin el ligero desconcierto al llegar al límite antes o después, boca ya encontrada y definida, lengua más pequeña y más aguda, saliva más parca, dientes sin filo, labios que se abrían para que él le tocara las encías, entrara y recorriera cada repliegue tibio donde se olía un poco el coñac y el tabaco.

mercredi 30 juillet 2008

Eludir/Aludir

La más exacta característica de ser lo que el otro no es, siempre esa diferencia que reconoce al otro hasta en el más mínimo evitar, ese eludir que alude a eso que no se quiere nombrar, el embotellamiento de silencios que entonces rejunta por callar tanto ruido.
Supuestamente, las implicaciones metafóricas/lingüísticas constituyen un sistema coherente correspondiente con los conceptos metafóricos y sus respectivas expresiones; son a veces tan sensibles los sentidos que hasta tienen que ser calladas las implicaciones que aluden a esos conceptos que rigen y/o sólo titulan a ese gran universo ambulante que somos las personas a través del tiempo con-las-demás-personas, y después que se desgajan y se desprenden esas circunferencias de palabras que sólo representan queda un espacio lleno de expresión en forma de silencio,y creo que es eso lo más característico de la expresión, su variedad casi ilimitada de formas, así como la metáfora dentro del lenguaje verbal del ser humano muestra una determinada organización de signos vocales, la ausencia representativa de ese no-lugar es quizás más resonante (diría que desde sin otro sentimiento más que la repulsión) y hasta la acción de no-nombrar simplemente porque no hay nada que valga realmente la pena ser nombrado es como la encrucijada de estar ante un camino de dos entradas y elegir uno y no el otro, pero como todo signo que se condiciona uno al otro, lo dulce no lo seria sin lo amargo, lo positivo no lo seria sin lo negativo, es elegir por esa acción-no-acción pero que desgraciadamente no existiría sin su opuesto, el camino es la fiel conmemoración de eso que elegimos no hacer, y otra vez la elusión que no hace más aludir … so this next song is called “Times like these” and this is how it goes.

mardi 29 juillet 2008

de Máquina Hamlet (Heiner Müller)

2
LA EUROPA DE LA MUJER

Una cuarto enorme. Ofelia.
Su corazón es un reloj.
OFELIA (CORO / HAMLET)
Yo soy Ofelia. La que el río no contuvo La mujer colgando de la soga La mujer de las venas cortadas La mujer de la sobredosis NIEVE SOBRE SUS LABIOS La mujer de la cabeza en el horno de gas. Ayer dejé de matarme. Estoy sola con mis pechos mis muslos mi vientre. Rompo los instrumentos de mi encarcelación, la silla la mesa la cama. Destruyo el campo de batalla que fue mi hogar. Abro de golpe las puertas, para que el viento pueda pasar y el grito del mundo. Destrozo la ventana. Con mis manos sangrantes rasgo las fotografias de los hombres que amé y que me usaron sobre la cama sobre la mesa sobre la silla sobre el suelo. Yo prendo fuego a mi prisión. Yo arrojo mis vestidos al fuego. Yo arrojo fuera de mi pecho al reloj que fue mi corazón. Salgo a la calle vestida con mi propia sangre.


(Ahora te ato las manos a la espalda, porque tu abrazo me repugna, con tu velo de novia. Ahora desgarro tu traje de novia. Ahora tienes que gritar)

jeudi 24 juillet 2008

24 de Julio 2008


"El tema entonces no es solamente cómo necesita aparecer y ser relatada aquella historia política y de cuerpos expuestos a la muerte, sino, en el mismo orden significativo, cómo se procesó su ausencia, cómo incidió ese vacio biográfico en las evidencias y comprensión de lo actual. Cómo, entre otras cosas, pero fundamentalmente en ésta, se estructuró un tiempo cultural democrático con la "desaparición" de gran parte de un pasado reciente, y cómo sobre esa memoria extinguida, suplantada (donde cada discursividad que la aludía la eludía) operaron las presentes políticas de la historia que hoy nos atraviesa."
N. Casullo.

mercredi 23 juillet 2008

No sé si lo sabes, quizas porque nunca te lo dije o porque recien es ahora que se pudo tranquilamente evidenciar la reciprocidad, no es cosa de "merecer" o de "agradecer", aunque sí, pero quiero que sepas que como para vos tu "broche" fue que me quede a escucharte, el mio fue que cuando escuchamos a alguien recitar algo parecido a lo que yo una vez pensé -y explicité en palabras- te diste vuelta a mirarme, ahora no solo aprendí a compartir y a rastrear la música que suena o los ritmos narrativos tan parecidos a los de nuestros autores favoritos sino que también a esas "cosas" en las que dejamos partes nuestras. Gracias amigo, por el tiempo y la paciencia y los silencios que no sé como pudiste aguantarlos.

PD: El amor por la "experiencia moderna" del hombre en la ciudad, las luces y la noche (and we love Boudelaire!).

mardi 22 juillet 2008

Back to bases, del capítulo 2.

No me parece que la luciérnaga extraiga mayor suficiencia del hecho incontrovertible de que es una de las maravillas más fenomenales de este circo, y sin embargo basta suponerle una conciencia para comprender que cada vez que se le encadila la barriguita el bicho de luz debe sentir como una cosquilla de privilegio.

Tal vez fuera necesario caer en lo más profundo de la estupidez para acertar con el picaporte de la letrina o del Jardin de los Olivos.

lundi 21 juillet 2008

Cada uno de nosotros es un recipiente con una superficie limitada y una orientación dentro-fuera, la metáfora permite que se entienda a qué se refiere cuando uno dice de "quedarse adentro suyo".
Un vino, un hielo, un dedo.
Un re la mi sin fin.

La vulgaridad de ostentar la erización con palabras,
el arte de la profecía, boca sucia pequeña hechizera.

dimanche 20 juillet 2008

Nuestros días del amigo ...

(2006)
(Nuestro Año Nuevo en la playa)
Ahora sí, nuestras tres semanas del amigo ...













We love Rubito Machi ¿?

Y así terminamos anoche .... o no exactamente.

Amigas, el mejor refugio, el más lindo peso, el más alto de todos los vuelos y el abrazo más grande.

vendredi 18 juillet 2008

mercredi 16 juillet 2008

Te enredo con mi pañuelo, me enredas con tu silencio ... aaaaaaaaaah, yo sé la mejor parte de esta canción.
http://www.youtube.com/watch?v=SuBFFWtb-jk&feature=related

FAVORITISMO, FAVORITISMO, FAVORITISMO!

lundi 14 juillet 2008

dimanche 13 juillet 2008

Los perfumes, los himnos órficos ...

Me acerco a mi hombro, y qué me encuentro?
Con que huelo a vos.
Tengo tu perfume en mis dedos, en las mangas de mis brazos, en las vueltas de mi pelo, en la textura de mi ropa,
demasiadas evidencias de un encuentro con tu cuello.
No te atrevas a dejar más vestigios de tu tacto en mi... y no te creas que es el simple acto de oler;
es verme invadida en cualquier otra actividad por esa esencia encadenada que me devuelve, de forma circular, nada más y nada menos que a una parte de mi cuerpo que me recuerda que estuviste ahí o que ésta estuvo en vos,
vos, tu pelo mojado y tus ojos sedientos de más escondites donde espacir estas marcas que avivan al recuerdo de tu travesía por mi cuerpo,
con suavidad, delicadeza, con la puntualidad de una lengua.


"Aquí olés a sardónica. Aquí a crisopracio. Aquí, esperá un poco, aquí es como perejil pero apenas, un pedacito perdido en una piel de gamuza. Aquí empezás a oler a vos misma. Qué raro, verdad, que una mujer no pueda olerse como la huele un hombre. Aquí exactamente. No te muevas, dejame. Olés a jalea real, a miel en un pote de tabaco, a algas aunque sea tópico decirlo. "

mardi 8 juillet 2008

Intento de Retiro Espiritual


El sábado a la noche decidí volverme a mi casa sólo para ver películas, como consecuencia me enamoré de Cate Blanchett que hacía de Bob Dylan, y reafirmé mi vuelta al cigarrillo. Domingo a la mañana, a la hora en la que usualmente un adolescente no justamente se levantaría decidí armar un bolso con cuatro libros, un cuaderno -que había intentado usar durante un tiempo- dos lapiceras negras, un cepillo de dientes, música y un pijama, y me fui a instalar sola en la tranquilidad de una casa de pueblo fantasma como en el que vive mi abuelo.
Elegí pasar mis tardes en el mirador del lago, lugar en el que una vez arriba me descalzaba, ponía mis auriculares y me acostaba sobre mi campera. El ritual duraba aproximadamente cuatro horas, hasta que la temperatura bajaba y el viento subía.
Una vez que volvía a la casa, recordándome lo gracioso del saludo plueberino, me tomaba un café mientras abria otro libro. Pensé también cuan personales son los libros, y cuánto entrega uno al prestarlos o regalarlos, despues de que el dueño los ha leído como por lo menos yo lo hago, dejando mis marcas, entiéndase anotaciones, por todos sus márgenes.
Antes de cenar, baños largos y un intento de siesta en el sillón tan viejo como verde, una vez lista la comida, particularmente rica por jugar a ser nieta única, compartí copas de vino y charlas con mi abuelo, que por más viejo gruñón y cascarrabias que pueda ser aún dice cosas sabias, y me recordó cuanto había olvidado tener un abuelo.
El agua, mirada desde arriba, parecía infinita, el limite en el paisaje entre las montañas y el cielo era blanco, y el reflejo del sol, cuánto más subía se hacía cada vez más cálido.
Ya en la cama, acolchonadamente blando como un cuerpo –o no- abrí Memorias de Adriano donde decía “… ordené con mis manos las almohadas revueltas, las mantas en desorden, evidencias casi obscenas de nuestros encuentros con la nada, prueba de que cada noche dejamos de ser…”. Ajá, interesante.
Otra nota aun mejor;
“… si cada parcela de un cuerpo se llena para nosotros de tantas significaciones trastornadoras como los rasgos de un rostro; si un solo ser, en vez de inspirarnos irritación, placer o hastío, nos hostiga como una música y nos atormenta como un problema; si pasa de la periferia de nuestro universo a su centro, llegando a sernos más indispensable que nuestro propio ser, entonces tiene lugar el asombroso prodigio en el que veo, más que un simple juego de la carne, una invasión de la carne por el espíritu.”
Al volver, le enseñé a mi abuelo el lugar preferido en el mundo de mi mamá, vi el amanecer con la niebla sobre el agua, las montañas con el reflejo del sol rosado, y sentí algo en mi que se agrandaba de a poco.
No creo que hagan falta ya tantas palabras para describir algo tan simple como lo que siento.


Escribiendo al son de estas calles de tierra en silencio, desde mis puertas sin llaves, sin ataduras ni corpiños, tan terrestre como etérea, desde acá arriba me asombra la costumbre de saberte del otro lado de esta agua que me rodea. “Tan total fue el eclipse”.

vendredi 4 juillet 2008

Los recuerdos, el reconocimiento.

Comienzan las noches de comida a domicilio, películas alquiladas, innumerables frazadas, pijamas jodidos y copas de vino, lástima que suenan ser planes para dos siendo una sola. El nombre de este mes es solo para recordarnos, ahora de manera oficial, que el invierno llegó, bienvenido Julio entonces.
Me pasa que no encuentro la parte práctica de recordar, de mantener algo en etiqueta de recuerdo sin hacerlo presente (pudiéndolo hacer presente mejor dicho), es un souvenir con el cual prefiero no quedarme, suelen ser mochilas pesadas y lo peor de todo es que muchas veces, podrían dejar de serlo y transformarse en huellas que hacien a una situación actual. Va, en realidad, claramente los recuerdos son caminos que hacen al momento pero pasivamente, pero para qué depositar tanto sentimiento en algo que se considera pasado pudiéndolo manifestar!? Dicen que deja de acecharnos hasta que se acepta, pero hasta llegar a esa aceptación, qué? hace falta encontrarse con la crudeza? oler sangre? o solamente tener amor propio? No comprendo la razón de elegir quedarse en ese escalón, si todavía los olores son capaces de remontarnos a situaciones es por algo, supongo que pocas personas queremos "ir nada más que hasta el fondo".
No es la angustia oral consecuencia de recordar? No es escapar una manera innegable de recordar a esa persona? Sí, Yourcenar tenía razón cuando dijo que la infidelidad es la forma de ser más fiel a una persona, es recordar, no lo comparto pero vendría a ser como una angustia oral solo que involucra algo más que comida. No sirve no permitirse recordar como tampoco sirve vivir de eso, pero creo que la respuesta de tantas cosas se encuentra en la fusión de la espontaneidad y el contacto, dejé de creer que las casualidades eran solamente casualidades (y nadie me cree cuando hablo de energías y conexión y cercanías, si serán aburridas las personas).
La gomosidad de los labios, la suavidad de la piel, la nuca, acordarse de cómo saben esos territorios, y yo que me quejaba del recordar, claramente la persiana pende de un hilo. Es increíble como nada da lo mismo.
El problema de las películas románticas es que te hacen creer que así debes sentirte con respecto a él, o mejor dicho, te incitan a querer sentirte así con él aun ignorando las circunstancias de la vida real, esas que hacen que claramente difiera tu vida de una película romántica de Hollywood.
Y de repente te encontras con que la vida parece complicarse ante la encrucijada de elegir entre dejarse caer en la angustia oral, alquilar un perro part-time, alquilar un bebé hasta que tenga cuatro años, tomar clases de auto-control, hacer huelga en la puerta de la casa, ver películas románticas, usar a las amistades como grupo de auto-ayuda o dejarse convertir en tiempo.
Comprender que llevar a cabo las intensiones antes de tiempo significa cortar en verde la fruta. Pensé que la anagnórisis era ese momento único en el que la persona hace un reconocimiento de la situación, puede haber un reconocimiento compartido? O sino por qué la persona siente que es compartido cuando en realidad no lo es? Por qué no se comprende/do que el momento de anagnórisis, en el que la persona se da cuenta de la realidad, no tiene que ser seguido exactamente por la acción? Comprender que ese reconocimiento tiene que asimilarse al tiempo, no solamente hacer que nos sintamos temblar, y que a este momento en el cual vemos las cosas como son sólo lo permitió el tiempo. Ahora me estoy acordando de esa historia en la cual el personaje principal tiene que atravesar muchas islas antes de llegar a su hogar donde lo espera su esposa y su hijo, y que recién cuando llega a su tierra es que recobra su identidad, pero que le fue necesario navegar por todos esos mares y esas islas para llegar a ese encuentro con él mismo, ese momento que aparte de haber sido una busqueda de quien era, le mostró que recién al lado de ella es que él sintio que la busqueda habia terminado (no tan fatalista pero se sintió realizado, yo hablé con él, claro), el reconocimiento de las almas lo llamo el profesor, y todas lloramos. Voy especificamente al hecho de que a veces nos es necesario atravesar varios "mares", varias "islas", dar mil vueltas, perdernos para recien despues poder llegar a ese lugar que ansiamos, y lo característico de este reconocimiento es que fue a través de las palabras –la palabra “fundante” que hace a la identidad de las personas (y si te digo que ese reconocimiento es como el reconocimiento a través de la piel?).
Me parecen alucinantes esos momentos en los que nos damos cuenta de estas cosas, lo malo es que las ilusiones duran poco y ojala todo dependiera de una sola persona, pero no hay estado similar al de sentir amor, en mi caso siento que esta abarcando hasta el borde de mis dedos y mis uñas y mis talones y no voy a dejar que una persona me saque esto, quizás porque no se trate solamente de estar enamorada de una persona sino de sentirnos bien, tan bien con nosotros mismos que nos sentimos enamorados, hasta llego a creer que las personas son excusas que utilizamos para disfrutar de estados de felicidad como estos (sí, pero excusas hermosas al fin, y además como si fueramos tan faciles). Lo óptimo seria compartirlo con él, pero como siempre, el tiempo y sus condiciones, el miedo los miedos, y derrepente me encuentro con que hay palabras “fundantes” en las relaciones, palabras-ejes alrededor de las cuales giramos, palabras que son la transferencia de nuestra experiencia sensorial a un sonido fonético, juntos esta expresión acústica y el contenido, hacen a nuestras palabras, palabras que hacen a temas, y a momentos de risa cuando sé que estas escuchando lo que dice esa persona que esta utilizando nuestras palabras.
Borre todo final escrito, toda conclusión, no encuentro síntesis ni final todavía, pamela reaccionaria literal dadá, apa che.

PD: (...)
PD#2: Y a éso? No, no quiero saberlo, no digo a ésto, hablo de éso, éso que esta ahi y no quiero ni imaginarmelo.

mardi 1 juillet 2008

Capitulo 92

Ahora se daba cuenta de que en los momentos mas altos del deseo no había sabido meter la cabeza en la cresta de la ola y pasar a través del fragor fabuloso de la sangre. Querer a la Maga había sido como un rito del que ya no se esperaba la iluminación; palabras y actos se habían sucedido con una inventiva monotonía, una danza de tarántulas sobre un piso lunado, una viscosa y prolongada manipulación de ecos. Y todo el tiempo él había esperado de esa alegre embriaguez algo como un despertar, un ver mejor lo que lo circundaba, ya fueran los papeles pintados de los hoteles o las razones de cualquiera de sus actos, sin querer comprender que limitarse a esperar abolía toda posibilidad real, como si por adelantado se condenara a un presente estrecho y nimio. Había pasado de la Maga a Pola en un solo acto, sin ofender a la Maga ni ofenderse, sin molestarse en acariciar la rosada oreja de Pola con el nombre excitante de la Maga. Fracasar en Pola era la repetición de innúmeros fracasos, un juego que se pierde al final pero que ha sido bello jugar, mientras que de la Maga empezaba a salirse resentido, con una conciencia de sarro y un pucho oliendo a madrugada en un rincón de la boca. (...)
Toda esa tarde él asistió otra vez, una vez más, una de tantas veces más, testigo irónico y conmovido de su propio cuerpo, a las sorpresas, los encantos y las decepciones de la ceremonia. Habituado sin saberlo a los ritmos de la Maga, de pronto un nuevo mar, un diferente oleaje lo arrancaba a los automatismos, lo confrontaba, parecía denunciar oscuramente su soledad enredada de simulacros. Encanto y desencanto de pasar de una boca a otra, de buscar con los ojos cerrados un cuello donde la mano ha dormido recogida, y sentir que la curva es diferente, una base más espesa, no tendón que se crispa brevemente con el esfuerzo de incorporarse para besar o morder. Cada momento de su cuerpo frente a un desencuentro delicioso, tener que alargarse un poco más, o bajar la cabeza para encontrar la boca que antes estaba ahí tan cerca, acariciar una cadera más ceñida, incitar a una réplica y no encontrarla, insistir, distraído, hasta darse cuenta de que todo hay que inventarlo otra vez, que el código no ha sido estatuido, que las claves y las cifras van a nacer de nuevo, serán diferentes, responderán a otra cosa. El peso, el olor, el tono de una risa o de una súplica, los tiempos y las precipitaciones, nada coincide siendo igual, todo nace de nuevo siendo inmortal, el amor juega a inventarse, huye de sí mismo para volver en su espiral sobrecogedora, los senos cantan de otro modo, la boca besa más profundamente o como de lejos, y en un momento donde antes había como cólera y angustia es ahora el juego puro, el retozo increíble, o al revés, a la hora en que antes se caía en el sueno, el balbuceo de dulces cosas tontas, ahora hay una tensión, algo incomunicado pero presente que exige incorporarse, algo como una rabia insaciable. Sólo el placer en su aletazo último es el mismo; antes y después el mundo se ha hecho pedazos y hay que nombrarlo de nuevo, dedo por dedo, labio por labio, sombra por sombra. (...)

92 ... 93 ... el favoritismo es como el antojo, o el antojo mismo.
Tanto como éste ... http://www.youtube.com/watch?v=OzvEZ4LBg_g

dimanche 29 juin 2008

somos tiempo, chicles masticados, paredes cubiertas de manos,
de piel insolada y lágrimas frias,
sílabas alargadas.
ejércitos de sombras peleando en contra de la luz, sin reconocer que como todo cuerpo que se reconoce en el otro, nos descubrimos sangrar en lo oscuro gracias a ella.
somos tiempo llegando tarde a conocernos,
(y es que hace tanto que te desconozco)
nuestra longevidad es esta complicidad con la que aceptamos leernos, confesando el desvelo de nuestros fantasmas que no sólo comen horas,
mientras tanto me siento el piso de la cocina y me alimento de las sobras de la noche que comienza cuando te vas.

samedi 28 juin 2008

mercredi 25 juin 2008

Al fin y al cabo dadá

Entonces se supone, porque debo y me obligo a hacerlo -sólo por ir en busca del objetivo de limpiar ese espacio invadido-* que tengo que dar por ausente a una persona, aun cuando este presente, aunque en realidad ese es el caso, y mejor dicho, dar por ausente a una persona presente o que me sea tan indiferente a su presencia que parezca que no está, claramente hay dos opciones o más, y metaforicamente hablando algunas más que aluden a un solo concepto que es el de destruir, aunque ese destuir me suena a lo Yourcenar de que ser infiel es la forma de ser más fiel a una persona, que para mi es puramente verdadero pero igual no satisface a la idea de excusarse con la infidelidad por ósmosis (perdón pero el aburrimiento despues no me deja diferenciar entre ósmosis o inercia) y aclaro que esa infidelidad es puramente recordar y transferir, bueno, lo ótpimo es que el tiempo me ayude a descuartizar ese cuerpo que se presenta como obstáculo en este camino de reconstruir ese espacio perdido que, aun habitado por otras personas lo sentía como mi lugar donde podía explayarme como una ameba (confieso que trate de recordar como me sentia cuando todavía no existía ahí aun recordando los olores y el frio pero todavía no pude). Al desarmarlo no lo estaría evitando sino al contrario, redundantemente me estaría encontrandome ante la cercanía pero iría separando su cuerpo parte por parte, es como ir masticando lentamente la comida o ir cortando de a poco el bife porque el nene puede atragantarse, bueno, es la analogia del proceso perfecto; "solo de a poco". Ir descuartizandolo para que termine siendo solo aire o cenizas (no un espacio vacio, muchas veces la ausencia es la peor presencia), pero digo aun más, cuando esten todas sus partes separadas van a ir secandose una por una hasta encontrarme con lo q se supone q hay adentro y es la nada, y no hay mejor revelación para el ciego que no quiso ver que encontrarse con que nunca existio tal idea, sin importar si es al final del camino pero ese tète á tète opaca cualquier irracionalidad romantica con complejo de soledad. Ignorarlo es solo cuando uno ya es inmune o realmente no le interesa, pero conociendo la sensibilidad del tacto, el frio de la temporada y la memoria conformista, evitarlo tampoco funciona ni en las calles, auto-engañarme solo dilata y aumenta, el nombre desaparece solo cuando ya lo hemos olvidado, qué gracioso, pareciera q me estan dando ejercicios de "olvidación" como si hubiera aprobado la primera prueba y se estan abusando de mi parte más terminal ... obviando el hecho de que no me molesta este confesionalismo adolescente post-psicoanalisis, y que sean descubiertas mis internas, realmente tengo q hacer que esas paredes sean mi espacio otra vez.
A veces me parece sentir tan seco esto que tiene color rojo y figuradamente tiene forma a la cual se le denomina corazón que tengo miedo que se me rompa, adiviné como es sentirse como una sociedad fracturada, escéptica y decepcionada por el tiempo y los gobiernos (ese sentimentalismo se me esta yendo de las manos, la comparación que hice deja de cama, posta puedo llegar a saber cual era esa enfermedad tan indefinible de la cual se hablaba con los pre-R), claramente el sr. tiempo nos da una buena cagada y nos obliga a pararnos firmes y ser frios, lo peor de todo es que sé q no soy así tanto afuera como adentro pero que es necesario aprender a no regalar ni a engañarnos que el entregar es más por interes propio, aunque puede serlo, pero los eternos dares y dires son armas de doble filo.
Yo ya pedi mis regalos para mi cumpleaños del año que viene;
1) Que el Sr.Tiempo me vaya tirando pistas acerca de lo que se viene asi uno puede ir guiandose menos por el momento y eso que engaña al instinto y se llama amor.
2) Que en vez de atravesar procesos me salgan granos.
3) Que alguien me regale a John Mayer y su "Your body is a wonderland", suelo acordarme del día del amigo.

Aclaración #1; Estoy en la etapa de llevar a cabo teorias aprehendidas, y solo como recordatorio voy a nombrar mi dualismo; tanto racionalista como empirista, odio sentir haber olvidado ciertos aprendizajes o que por lo menos mis otros estados simulen haberlo hecho, posta pensé que en mi cuerpo eramos todos para uno.
Me molesta darme cuenta solo al final de la hoja (aparte de otros momentos) que realmente no vale la pena ni siquiera poner en palabras acciones que actuan de manera centrípetas alrededor de ciertas cosas, una vez una persona me dijo que para él, sólo porque creia q nada valia la pena es que le parecia que debia hacerlas, creo entender por lo q paso antes de llegar a esa conclusión; creo (#2) que te dije que ahora comparto este sentimiento con vos, y ahora te doy la noticia de que también creo (#3) que fuiste uno de los participes que hizo que asumiera esta posición tanto ante las personas como ante las cosas, gracias, quizas porque me demostraste sinceramente que por lo menos vos, y claramente ahora él, no valian tanto la pena.
Anagnorisis #2; no habia reminiscencia que le venga bien a la mina, la veo complicada.
Arrepentimiento #39248392; no lo tendría que haber dicho, pero al fin de cuentas es necesario que sepas que por momentos lo siento.
Decisión #nosécuanto; esto remarca y establece y recuerda y confiesa en cierto modo ciertas cosas pero esas ciertas cosas al fin y al cabo siempre fueron dichas, que ganas de romper las pelotas que tiene la gente, seriously! seriously!? seriously!? sick and tired de estas ciertas cosas, la gente se podria hacerse ver el soplo en la cabeza o minimamene probar auto-pegarse a ver si se le mueve el coágulo en la frente.
Confesion #noquieronisaberquénumero; sí, tengo estos brotes así de dadá y que? dadá es nada, y mi agonismo es más que un agonismo romántico, es limpiarme los mocos con tus palabras, y creo que eso dice way too much.
Risa #3; soy re dadá, mirá este asco, mirá este odio, mirá como no borro nada de ésto! Sí, por favor, que quede claro; evitemos cualquier tipo de contacto, repulsión, claramente si ignoro es porque realmente me sale, y acá es donde busco la justicia de yo tampoco sentir, porque sé que cuando siento no me salen esas cosas en las cuales las personas se rozan sin importarles, pero cuando no siento claro que me sale y creo que se pudo apreciar, pero yo también quiero no-sentir todo el tiempo.
Aclaracion #tampocoséquénumero; Ahora sí, que se entienda que todo esto es por mi objetivo de querer recobrar ése espacio, solo me importa la presencia si es referido a esos momentos, ah y por la poca distancia que hay entre los entes y las casualidades.

Y SI TE LEISTE TODO ESTO SOS BASTANTE PUTITO.

dimanche 22 juin 2008

EL FUTURO
Y se muy bien que no estarás.
No estarás en la calle
en el murmullo que brota de la noche
de los postes de alumbrado,
ni en el gesto de elegir el menú,
ni en la sonrisa que alivia los completos en los subtes
ni en los libros prestados,
ni en el hasta mañana.
No estarás en mis sueños,
en el destino original de mis palabras,
ni en una cifra telefónica estarás,
o en el color de un par de guantes
o una blusa.
Me enojaré
amor mío
sin que sea por ti,
y compraré bombones
pero no para ti,
me pararé en la esquina
a la que no vendrás
y diré las cosas que sé decir
y comeré las cosas que sé comer
y soñaré los sueños que se sueñan.
Y se muy bien que no estarás
ni aquí dentro de la cárcel donde te retengo,
ni allí afuera
en ese río de calles y de puentes.
No estarás para nada,
no serás mi recuerdo
y cuando piense en ti
pensaré un pensamiento
que oscuramente trata de acordarse de ti.

De La Inocencia

II

La risa contenida en el secreto:
en cada ínfimo no
su terror agazapado,


su sabor oscuro sin gustar.


"eso" tenemos.
Y eso tambien con mis pies bajo los tuyos,


huellas,
huellas,

(..)

Mascarados por el son por las espinas
de haber vuelto irreconocible cada lugar
y el propio puercoespín del cuerpo.

(...)

¿Y ahora qué?

un jadeo
que no vuelve.

Pero en el ritmo anudan el tiempo a nuestra desesperación;

inútil elocuencia de lo recordando cuando presente
ve y ama.

Fotos que rompí. ¿Vuelvo a decirlas como si fueran
parte de un habla que ocupo y amo? ¿No eran luz?
¿No eran tan sólo un cuerpo desvestido en la luz?

¿Y a través de esos ojos mis ojos hubieran pasado
como aire en la penumbra hirviente
los umbrales tramposos?

...y la foto que miro llorando
cuando la luz truena contra los besos verdaderos.

¿Besos verdaderos?
Sólo las tangibles respuestas
fueron besos verdaderos. ¿Hubo inciertas?

Y el cuerpo dichoso miraba sufrir,
trayendo invisibles labios hacia sí.

Welcome 19

Ser feliz (sola).
Ser feliz (estando acompañada).
Ser feliz (sea en la situación en que me encuentre), y aquí terminó, no hay por qué seguir explayandose en solo palabras.
Ser feliz.

Reciclaje de escrito olvidado

Quisiera desacelerarme de la impotencia que me produce tu cercanía, de la frialdad de tus manos, evitar ese caminar hibrido cada vez que trato de esquivarte, y no me sale,
... es que simplemente no me sale.
Por la desgracia en la que me convierto en las garras de tu tacto, en la involución de mis palabras, en el desconocimiento de mi propio rostro, nauseas, odio.
Irme corriendo, alejarme de esto que gesto en mis adentros, también eso quisiera, porque me es a mí a quien le tengo miedo, estoy varada en pies perdidos de enajenamiento, en esta disociación, en mi propia contradicción.
Asco, odio, repulsión, repugnante, ínfimo, mierda ...
Limas girando a contramano, hiriendonos y humillandonos, deformandonos en el tiempo
siendo eso mismo lo nos hace girar, quedando desgastados con nuestros brazos oxidados.
Dolor que duele más que el dolor de tu dolor que duele en mí mientras yo te duelo más de lo que me dueles al dolerme doliendo; en el roce del tiempo en la saturación del roce, en el suceder de los pasos cuando se recuerdan, en el roce del tiempo mientras no me sucedo en el tiempo, sin la libertad de adolecer en el roce del suceder, el roce del caminar que rememora los pasos ya repasados y la irritabilidad de todo roce en nuestros ojos, y en las huellas.
Quisiera poder dejarme.

"Pero esta vez te pesqué, angustia, te sentí previa a cualquier organización mental, al primer juicio de negación. Como un color gris que fuera un dolor y fuera el estómago."

No sé de quien es, pero hace tiempo lo encontré

Matamos lo que amamos.
Lo demás no ha estado vivo nunca.
Ninguno está tan cerca.
A ningún otro hiere un olvido, una ausencia, a veces menos.
Matamos lo que amamos.
¡Que cese ya esta asfixiade respirar con un pulmón ajeno!
El aire no es bastantepara los dos.
Y no basta la tierra para los cuerpos juntos
y la ración de la esperanza es poca
y el dolor no se puede compartir.

El hombre es animal de soledades, ciervo con una flecha en el ijarque huye y se desangra ...

vendredi 20 juin 2008

Capítulo 67

Me estoy atando los zapatos, contento, silbando y de pronto la infelicidad. Pero esta vez te pesqué, angustia, te sentí previa a cualquier organización mental, al primer juicio de negación. Como un color gris que fuera un dolor y fuera el estómago. Y casi a la par (pero después, esta vez no me engañás) se abrió paso el repertorio inteligible, con una primera idea explicatoria: “estoy angustiado porque... etc.”Las ideas a vela, impulsadas por el viento primordial que sopla desde abajo (pero abajo es sólo una localización física). Basta un cambio de brisa (pero qué es lo que la cambia de cuadrante?) y al segundo están aquí las barquitas felices, con sus velas de colores. “después de todo no hay razón para quejarse, che”, ese estilo.
Me desperté y vi la luz del amanecer en las mirillas de la persiana. Salía de tan adentro de la noche que tuve un vómito de mí mismo, el espanto de asomar a un nuevo día con su misma presentación, su indiferencia mecánica de cada vez: conciencia, sensación de luz, abrir los ojos, persiana, el alba.En ese segundo, con la omnisciencia del semisueño, medí el horror de lo que tanto maravilla y encanta a las religiones: la perfección eterna del cosmos, la revolución inacabable del globo sobre su eje. Náusea, sensación insoportable de coacción. Estoy obligado a tolerar que el sol salga todos los días. Es monstruoso. Es inhumano.Antes de volver a dormirme imaginé (vi) un universo plástico, cambiante, lleno de maravilloso azar, un cielo elástico, un sol que de pronto falta o se queda fijo o cambia de forma.
Ansié la dispersión de las duras constelaciones, esa sucia propaganda luminosa del Trust Divino Relojero.

dimanche 15 juin 2008

Exteriorización de la pena

Entra por los ojos de algún órgano sensorial, y su encuentro con el pensamiento es como un choque contra el vidrio. El dolor.
El primer efecto se ve en las manos o en la desorientación de las piernas.
Descenso de la temperatura, temblor del suelo,
impulso centrífugo del cuerpo el de envolverse en sus propios brazos,
la demora de razonamiento, el tiempo que se derrumba ante los ojos, un cancer doliente se concentra en el estómago,
cualquier intento de razonamiento se convierte en ejércitos de puntadas.
Olvido de las palabras, desvanecimiento de las vertebras que sostienen.
Asco, nauseas,
en la humedad de los ojos, en la tensión de los brazos, en los sueños no dormidos, en la ausencia que no es ausencia sino presencia de tu nombre.
En cada respiración agitada causada por el dolor comienza, silenciosamente, el proceso de expurgación de este óvulo de pesares, dolor que ya no es sino vergüenza hacia la fragilidad del cuerpo ante la llegada de la noche ausente,
lástima hacia esos besos vacios con sus oscuras palabras enfermizas.
Imposible distinguir ya entre el cuerpo y el alma, consecuencia del poder homogeneizado del dolor.
El nudo de lágrimas guardadas que habita en la garganta, el frio del cuerpo, el enojo instantáneo del orgullo perdido por confiar demasiado en el perfume barato de palabras pintadas de rosa.
Silencio, dícese del lugar óptimo donde guardar eso que solo el cuerpo puede gritar; arrepentimiento, enojo, lástima, tristeza. Cuando uno ha comprendido entonces que el silencio basta para olvidar y seguir adelante, evitando la gestación de eso que arde hasta en las rodillas, es ahí cuando la pena se vera expurgada.

(Escritura; espacio donde quedan eternizados presentes efímeros, pero sentimientos que fueron presentes al fin, y sin darme cuenta encuentro que la escritura no es más que eso, la exteriorización de un sentimiento punzante)

lundi 9 juin 2008

93 WE LOVE YOU

Pero el amor, esa palabra... Moralista Horacio, temeroso de pasiones sin una razón de aguas hondas, desconcertado y arisco en la ciudad donde el amor se llama con todos los nombres de todas las calles, de todas las casas, de todos los pisos, de todas las habitaciones, de todas las camas, de todos los sueños, de todos los olvidos o los recuerdos. Amor mío, no te quiero por vos ni por mí ni por los dos juntos, no te quiero porque la sangre me llame a quererte, te quiero porque no sos mía, porque estás del otro lado, ahí donde me invitás a saltar y no puedo dar el salto, porque en lo más profundo de la posesión no estás en mí, no te alcanzo, no paso de tu cuerpo, de tu risa, hay horas en que me atormenta que me ames (cómo te gusta usar el verbo amar, con qué cursilería lo vas dejando caer sobre los platos y las sábanas y los autobuses), me atormenta tu amor que no me sirve de puente porque un puente no se sostiene de un solo lado ... y no me mires con esos ojos de pájaro, para vos la operación del amor es tan sencilla, te curarás antes que yo y eso que me querés como yo no te quiero.



1) Creo que queda claro cual es mi biblia.
2) Te lo grito, te lo confieso, te lo regalo, te empapelo la piesa con sus palabras, te lo pego por todos lados, te lo digo en los ojos y hasta en lo que no te digo ... "no paso de tu cuerpo", qué genial.
3) Igual que como opino que la gente tendría que tener más "amor" diriamente, o minimamente, por semana, sostengo y predico esto, pero como dijo alguien, todos lo viven pocos lo conocen.
4) Sehnsucht, poniendo en evidencia mi participación, y considerandome un vestigiito del partido romantico -"en evidencia"; porque supongo que lo oculté tan bien, y ademas casi no se nota.

dimanche 8 juin 2008

HANDLE WITH CARE

Calles, perfumes, lluvia, olor a café, frio.
Vuelvo mis ojos.
Calles, perfumes, lluvia, olor a café, otoño.
Tiempo.
Calles, perfumes, lluvia, olor a café, invierno,
Necesidad de quedarme adentro mio.
Calles, perfumes, lluvia, olor a café, viento, acordes.
Me albergo en el silencio.

La pared que separa pende de un hilo, y de la mirada.